Cocinando ando
Ahora el desayuno canadiense: Panquecas con sirop de maple
Luego de publicar el desayuno criollo venezolano, le llegó la hora al dulce clásico norteamericano.
Son fáciles de hacer, aunque requieren algo de tiempo y, según mis creencias particulares, una sartén sagrada que sólo se dedique a esa preparación. Agregando chocolate en polvo o usando leche de chocolate, son mejores aún.
Necesitas:
- 1 taza de harina todo uso- 1 taza de leche de tu preferencia (entera, descremada, de soya, achocolatada, de almendra)- 1 huevo- 1 cucharada de azúcar- 1 cucharadita de sal- 1 cucharadita de mantequilla, margarina o aceite- Sirop de maple
Preparación
Hay dos maneras de mezclar los ingredientes. Cuando tenía licuadora, me limitaba simplemente a vaciar todos los ingredientes mencionados (excepto el sirop, por supuesto), dentro de la licuadora, licuaba un rato y listo.
Ahora, en mi nueva cocina, realizo la mezcla a mano. Para ello tomo el bol y el batidor, vierto primero la leche y poco a poco espolvoreo la harina mientras bato vigorosamente. Poco a poco, la mezcla se hará más espesa y homogénea.
Una vez la harina y la leche estén bien integrados, se puede agregar lo demás. En el caso de la mantequilla o margarina, es recomendable derretirla antes de mezclarla para poder integrarla bien. De lo contrario, pueden usar aceite.
Se debe precalentar un poco la sartén. Si ya tiene cierto uso, no será necesario engrasarla. En caso de querer tomar la precaución, se puede rociar un poco con spray o colocar una gota de aceite y esparcirla con papel absorbente de cocina. 
Para hacer la panqueca basta con verter un poco de mezcla con un cucharón (o directamente de la licuadora) En el primer caso, se pueden hacer movimientos circulares con el cucharón para esparcir la mezcla y que la panqueca no quede muy gruesa. De la segunda manera, se puede dar vuelta al sartén para hacer lo mismo.
Cuando la panqueca está llena de burbujas en el lado superior, es momento de voltearla. Si no cede fácilmente al tratar de introducir la paleta se puede deber a dos cosas: o la panqueca aún no está lista para voltearse, o se quedó pegada a la sartén.
En el primer caso, déjala cocinarse un poco más. En el segundo, despégala y no te desesperes. Probablemente se deba a que la sartén tenía poco uso y necesitaba “curarse”. Es posible que las primeras dos panquecas sean un desastre y luego comiencen a salir bien. 
A la hora de servir, se pueden comer al estilo americano, haciendo una torre y rociando el sirop de maple, o estilo crepe, rellenándola y doblándola. Además del sirop, van bien con mermelada, nutella, e incluso con ingredientes salados como queso y mantequilla. Todo depende de si se hace la mezcla más salada o más dulce.

Ahora el desayuno canadiense: Panquecas con sirop de maple

Luego de publicar el desayuno criollo venezolano, le llegó la hora al dulce clásico norteamericano.

Son fáciles de hacer, aunque requieren algo de tiempo y, según mis creencias particulares, una sartén sagrada que sólo se dedique a esa preparación. Agregando chocolate en polvo o usando leche de chocolate, son mejores aún.

Necesitas:

- 1 taza de harina todo uso
- 1 taza de leche de tu preferencia (entera, descremada, de soya, achocolatada, de almendra)
- 1 huevo
- 1 cucharada de azúcar
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de mantequilla, margarina o aceite
- Sirop de maple

Preparación

Hay dos maneras de mezclar los ingredientes. Cuando tenía licuadora, me limitaba simplemente a vaciar todos los ingredientes mencionados (excepto el sirop, por supuesto), dentro de la licuadora, licuaba un rato y listo.

Ahora, en mi nueva cocina, realizo la mezcla a mano. Para ello tomo el bol y el batidor, vierto primero la leche y poco a poco espolvoreo la harina mientras bato vigorosamente. Poco a poco, la mezcla se hará más espesa y homogénea.

Una vez la harina y la leche estén bien integrados, se puede agregar lo demás. En el caso de la mantequilla o margarina, es recomendable derretirla antes de mezclarla para poder integrarla bien. De lo contrario, pueden usar aceite.

Se debe precalentar un poco la sartén. Si ya tiene cierto uso, no será necesario engrasarla. En caso de querer tomar la precaución, se puede rociar un poco con spray o colocar una gota de aceite y esparcirla con papel absorbente de cocina. 

Para hacer la panqueca basta con verter un poco de mezcla con un cucharón (o directamente de la licuadora) En el primer caso, se pueden hacer movimientos circulares con el cucharón para esparcir la mezcla y que la panqueca no quede muy gruesa. De la segunda manera, se puede dar vuelta al sartén para hacer lo mismo.

Cuando la panqueca está llena de burbujas en el lado superior, es momento de voltearla. Si no cede fácilmente al tratar de introducir la paleta se puede deber a dos cosas: o la panqueca aún no está lista para voltearse, o se quedó pegada a la sartén.

En el primer caso, déjala cocinarse un poco más. En el segundo, despégala y no te desesperes. Probablemente se deba a que la sartén tenía poco uso y necesitaba “curarse”. Es posible que las primeras dos panquecas sean un desastre y luego comiencen a salir bien. 

A la hora de servir, se pueden comer al estilo americano, haciendo una torre y rociando el sirop de maple, o estilo crepe, rellenándola y doblándola. Además del sirop, van bien con mermelada, nutella, e incluso con ingredientes salados como queso y mantequilla. Todo depende de si se hace la mezcla más salada o más dulce.

  1. cocinando-ando posted this