Cocinando ando
Tortilla de mis raíces: pasapalo o plato fuerte
En mi casa no se cumplía la premisa de la mayoría de los hogares venezolanos, donde, según dicen, nunca falta la arepa. En la mía, nunca faltaban papas, huevos y cebollas para hacer tortilla. 
Lo bueno de ella es que puede ser un pasapalo, picada en cubos o tiras, un plato fuerte servida con alguna ensalada o carne/pollo/pescado/marisco, o incluso una pseudo-bala fría si rellenas un pan con ella (en serio, la exageración de carbohidratos llamada pan con tortilla existe, es una tradición y sabe a gloria. Se le atribuye a Cuba, pero parece ser heredada de España)
Para esto necesitan:
- 6 huevos- 4 papas grandes- 2 cebollas grandes- Aceite, sal y pimienta
En primer lugar, se pelan las papas y se pican en cuadritos. Mismo procedimiento con las cebollas. Ambas se fríen por separado y se dejan colar para eliminar el exceso de grasa.
En un bol, batir los huevos con sal y pimienta. Cuando estén listos, incorporar las papas y cebollas y mezclar bien.
Precalentar una sartén engrasada, verter el contenido del bol y cocinar a fuego lento para evitar que se queme la tortilla antes de que esté lo suficientemente bien cocida para poderla voltear.
Volteando la tortilla
Algunos maestros de la tortilla (como mi abuela) son capaces de voltear esta grandísima torta lanzándola por el aire sin hacer un desastre. Como yo (y probablemente muchos de los que lo lean) lo encuentro particularmente difícil y arriesgado, y no tengo ningunas ganas de limpiar el desastre, les dejo dos maneras de hacerlo como los amateurs.
La primera es usando dos sartenes. Yo sugiero comenzar con una pequeña y, cuando ya sea hora de voltear, colocar una grande encima y simplemente dar la vuelta. La otra manera es haciendo el mismo procedimiento pero con un plato, y en este caso hay que tener cuidado con las salpicaduras que podrían quemar. Sin embargo, sobreviví bastante tiempo con la técnica del plato sin mayores consecuencias.
Si se les rompe la tortilla, traten de rearmarla. Con la tortilla de la foto se acabó mi invicto de 10 años sin romper tortillas, pero no es grave.
Finalmente, se debe dejar terminar la tortilla por el otro lado y luego servir.
Para gran ventaja, sabe bien caliente o fría, así que no es un gran problema si se deja reposar.
Algunos varían su tortilla agregando perejil, algún embutido o queso. Eso es a elección del consumidor.
Que la disfruten! 

Tortilla de mis raíces: pasapalo o plato fuerte

En mi casa no se cumplía la premisa de la mayoría de los hogares venezolanos, donde, según dicen, nunca falta la arepa. En la mía, nunca faltaban papas, huevos y cebollas para hacer tortilla. 

Lo bueno de ella es que puede ser un pasapalo, picada en cubos o tiras, un plato fuerte servida con alguna ensalada o carne/pollo/pescado/marisco, o incluso una pseudo-bala fría si rellenas un pan con ella (en serio, la exageración de carbohidratos llamada pan con tortilla existe, es una tradición y sabe a gloria. Se le atribuye a Cuba, pero parece ser heredada de España)

Para esto necesitan:

- 6 huevos
- 4 papas grandes
- 2 cebollas grandes
- Aceite, sal y pimienta

En primer lugar, se pelan las papas y se pican en cuadritos. Mismo procedimiento con las cebollas. Ambas se fríen por separado y se dejan colar para eliminar el exceso de grasa.

En un bol, batir los huevos con sal y pimienta. Cuando estén listos, incorporar las papas y cebollas y mezclar bien.

Precalentar una sartén engrasada, verter el contenido del bol y cocinar a fuego lento para evitar que se queme la tortilla antes de que esté lo suficientemente bien cocida para poderla voltear.

Volteando la tortilla

Algunos maestros de la tortilla (como mi abuela) son capaces de voltear esta grandísima torta lanzándola por el aire sin hacer un desastre. Como yo (y probablemente muchos de los que lo lean) lo encuentro particularmente difícil y arriesgado, y no tengo ningunas ganas de limpiar el desastre, les dejo dos maneras de hacerlo como los amateurs.

La primera es usando dos sartenes. Yo sugiero comenzar con una pequeña y, cuando ya sea hora de voltear, colocar una grande encima y simplemente dar la vuelta. La otra manera es haciendo el mismo procedimiento pero con un plato, y en este caso hay que tener cuidado con las salpicaduras que podrían quemar. Sin embargo, sobreviví bastante tiempo con la técnica del plato sin mayores consecuencias.

Si se les rompe la tortilla, traten de rearmarla. Con la tortilla de la foto se acabó mi invicto de 10 años sin romper tortillas, pero no es grave.

Finalmente, se debe dejar terminar la tortilla por el otro lado y luego servir.

Para gran ventaja, sabe bien caliente o fría, así que no es un gran problema si se deja reposar.

Algunos varían su tortilla agregando perejil, algún embutido o queso. Eso es a elección del consumidor.

Que la disfruten! 

  1. cocinando-ando posted this