Cocinando ando
Un snack saludable: brócolis con salsa de yogur
Para los que piensan que el brócoli es horrible, tal vez no lo han probado con el acompañante indicado.
En Quebec me he encontrado con que, en las reuniones, al lado de las papitas, los doritos, las galletas y los panes con dips, siempre hay una bandeja con brócolis y zanahorias junto a alguna salsa. Incluso entre los niños es muy popular.
Este snack, pasapalo, merienda o cualquier uso que le quieran dar, es muy saludable, nutritivo y con un sabor explosivo. Además, es refrescante para los calurosos días de verano.
Necesitarás:
- Brócoli al gusto- Una taza de yogur- Cuatro dientes de ajo- 1/4 de pepino- Un racimo de hojas de menta- Aceite de oliva- Vinagre- Agua- Sal- Pimienta
Preparando el brócoli
En primer lugar, hay que asegurarse de que el brócoli esté bien limpio para resguardar nuestra salud. Mi costumbre es, en primer lugar, lavarlo bajo el chorro tratando de separar un poco las ramas para limpiar y eliminar cualquier cosa que pueda acumularse. Luego lo remojo un rato en agua con vinagre por si las dudas.
Si no te gusta demasiado el tallo, pica la parte inferior y deja únicamente las ramas (o los arbolitos, como prefieras). Calienta agua en una olla con un poco de sal y pimienta y, una vez que esté hirviendo, coloca los brócolis.
En unos tres minutos, apaga el fuego y tapa. La idea es que el brócoli tenga algo de cocción pero no pierda su textura crocante. No queremos un brócoli que se haga puré al comerlo.
Saca los brócolis del agua y déjalos enfriar. 
Para la salsa
Coloca el yogur en un plato hondo y revuélvelo un poco para disminuir su consistencia hasta lograr una más cremosa. Coloca un poco de sal al gusto. Trata de no utilizar demasiada por tu salud.
Pica los dientes de ajo en trozos lo más pequeños posibles. Si es posible, junta los trozos y desliza el cuchillo sobre ellos para reducirlos aún más.
Realiza el mismo procedimiento con las hojas de menta y, en el caso del pepino, pícalo también lo más pequeño posible, sin necesidad del procedimiento indicado para el ajo. Mezcla todo con el yogur y coloca un chorrito de aceite de oliva.
Yo recomiendo dejar reposar un poco la salsa en la nevera para que se integren los sabores. 
Luego sólo tienes que servir y podrás disfrutar de un dip bastante saludable, especialmente para cuando tus visitas están a dieta.
Esta salsa (siria, por cierto) también le va muy bien a unos shawarmas de pollo que haré próximamente.

Un snack saludable: brócolis con salsa de yogur

Para los que piensan que el brócoli es horrible, tal vez no lo han probado con el acompañante indicado.

En Quebec me he encontrado con que, en las reuniones, al lado de las papitas, los doritos, las galletas y los panes con dips, siempre hay una bandeja con brócolis y zanahorias junto a alguna salsa. Incluso entre los niños es muy popular.

Este snack, pasapalo, merienda o cualquier uso que le quieran dar, es muy saludable, nutritivo y con un sabor explosivo. Además, es refrescante para los calurosos días de verano.

Necesitarás:

- Brócoli al gusto
- Una taza de yogur
- Cuatro dientes de ajo
- 1/4 de pepino
- Un racimo de hojas de menta
- Aceite de oliva
- Vinagre
- Agua
- Sal
- Pimienta

Preparando el brócoli

En primer lugar, hay que asegurarse de que el brócoli esté bien limpio para resguardar nuestra salud. Mi costumbre es, en primer lugar, lavarlo bajo el chorro tratando de separar un poco las ramas para limpiar y eliminar cualquier cosa que pueda acumularse. Luego lo remojo un rato en agua con vinagre por si las dudas.

Si no te gusta demasiado el tallo, pica la parte inferior y deja únicamente las ramas (o los arbolitos, como prefieras). Calienta agua en una olla con un poco de sal y pimienta y, una vez que esté hirviendo, coloca los brócolis.

En unos tres minutos, apaga el fuego y tapa. La idea es que el brócoli tenga algo de cocción pero no pierda su textura crocante. No queremos un brócoli que se haga puré al comerlo.

Saca los brócolis del agua y déjalos enfriar. 

Para la salsa

Coloca el yogur en un plato hondo y revuélvelo un poco para disminuir su consistencia hasta lograr una más cremosa. Coloca un poco de sal al gusto. Trata de no utilizar demasiada por tu salud.

Pica los dientes de ajo en trozos lo más pequeños posibles. Si es posible, junta los trozos y desliza el cuchillo sobre ellos para reducirlos aún más.

Realiza el mismo procedimiento con las hojas de menta y, en el caso del pepino, pícalo también lo más pequeño posible, sin necesidad del procedimiento indicado para el ajo. Mezcla todo con el yogur y coloca un chorrito de aceite de oliva.

Yo recomiendo dejar reposar un poco la salsa en la nevera para que se integren los sabores. 

Luego sólo tienes que servir y podrás disfrutar de un dip bastante saludable, especialmente para cuando tus visitas están a dieta.

Esta salsa (siria, por cierto) también le va muy bien a unos shawarmas de pollo que haré próximamente.

  1. bluebecker reblogged this from cocinando-ando
  2. cocinando-ando posted this